La Verdadera Importancia de Mi gusto por Mezclar Música.

Justamente el día que empecé a tener el verdadero gusto por la música (según mi punto de vista) fue debido a un tema musical. Se llama Wake up y el artista se llamaba Stop!, en sí no es una canción, sólo es puro tema musical, bastante electrónico e incluso bastante repetitivo. Pero algo me agradó mucho de él, tanto que decidí conseguir mi primer cassette (que aún conservo y se escucha decente) y original, dejenme decirles, directo de la tienda de discos. Por lógica, escuchar tanto los temas del dichoso cassette, que las otras canciones también me resultaron poco a poco agradables, aunque la verdad ya había escuchado un par en la radio AM de la región.

cassette

El primer cassette: Hits Collection '86

Pero posteriormente, llegó a mis manos otra grabación, de parte de mis primos, el cassette tenía en su etiqueta el nombre de “PolyMarchs” junto con un logo pequeño de un escorpión. Grande fue mi sorpresa el escuchar el tema que tanto me gustaba pero con lo que llamaban “mezcla” junto con otras canciones. Mi curiosidad fue grande y escuché con gran atención todas las canciones que traía la grabación aunque no supiera nada sobre sus nombres o los artistas (excepto Miami Sound Machine con el tema Conga, que estaba de moda y J. D. Hall con No. 1 Lover que venía incluido en mi cassette), pero más que nada me fijé en la forma en que cambiaba de un tema a otro sin interrupción y siguiendo el ritmo.

Había empezado mi vida como DJ.

Llevo ya 25 años sin despegarme de ese gusto, y aunque no he trabajado en grandes discoteques, sí he estado con discos móviles pequeñas y en gran parte, mezclando sólo por hacerlo, porque me parece una forma de arte, de creatividad. Pero seré sincero al decir que no es mi intención que a los demás les agrade lo que hago. No me malinterpreten, me refiero con esto a que no me interesa poner la canción de moda, la que pega en el momento, la que todos quieren escuchar porque lo anuncian en la tele, la radio, en internet. No me interesa rellenar un cassette (cuando eran los cassettes) o un cd. No me interesa qué canción poner, hasta cierto punto, claro. A mí lo que me interesa es la mezcla en sí. La transición que se crea entre esas canciones.

Mentiría si dijera que desde el inicio de mi hobby era eso lo que pensaba, que la mezcla era la parte realmente importante de una sesión de música, pero era porque todavía no había puesto real atención en lo que se lograba al realizar una transición un poco más planeada. Y creo que me empecé a dar cuenta de eso al seguir escuchando las grabaciones de la discoteque PolyMarchs que se vendián en las tiendas (que fui adquiriendo) o que por alguna razón llegaban a mis manos. Me seguía llamando la atención las mezclas que realizaba, pero me empecé a dar cuenta que, a veces se escuchaban un poco “descuidadas”, como si no fueran tan bien realizadas, aunque se lograba suficiente el efecto de pasar de una canción a otra siguiendo el ritmo. Ya para ese momento, había yo hecho algunos intentos de mezclas usando la grabadora de mi madre y una de mi tía, no tenían como cambiar el ritmo, pero aprendí a distinguir lo rápido o lento del ritmo de cada canción, y cuando lograba una mezcla bien realizada, notaba que algunas veces se escuchaba mejor o peor al usar las mismas canciones buscando el mismo momento del cambio. Fue cuando caí en la cuenta de que existía cierta exactitud que se podía conseguir al realizar la mezcla y eso podía determinar qué tan suave o burda se escuchaba aún para otras personas.

Con el tiempo, mejoré mi equipo (grabadoras mejorcitas, con algún aditamanto “raro” para controlar los ritmos), aprendí a usar cualquier reproductor profesional, pasando desde tornamesas de acetatos (no hay mejor sentimiento de DJ que tener uno de estos aparatos), hasta de CDs, aunque nunca pude hacerme de alguna de ellas. Gracias a la informática, pude conseguir algo más “propio”, tornamesas digitales, y con ello, la era del mp3.

Pero algo no ha cambiado, sino se ha hecho más imperioso. La mezcla en sí. Actualmente, sigo buscando las mejoras mezclas que se puedan lograr, y entre más armoniosas o más largas en tiempo, mejor, aunque la mezclas cortas, rápidas pero inteligentes también son de mi gran aceptación. He incursionado desde hace poco tiempo en la publicación de sesiones de mezclas por medio de internet, si les interesa escuchar una de ellas, podrán escucharla en el siguiente vínculo:

Fue la primera que subí, más que nada como una prueba, y aunque adorné un poco con las portadas y algún efecto visual, me interesaba dar a conocer la mezcla en sí. Las canciones son del tipo “dance electrónico” de los años 80s, por lógica me agradan mucho, aunque muchos tal vez no identifiquen la mayoría de los temas. Si notan los temas no difieren mucho en el estilo, por ello las mezclas ofrecen una sensación de más homogeneidad, dando la sensación muchas veces de no haber sentido el momento en que una cambia a la otra. Ese es el tipo de mezcla clásica que me gusta. Por ello decía anteriomente que me interesa más lo que se logra y menos con cuáles, claro es un gusto completamente personal, y ojalá por lo menos les parezca llamativo el efecto que he buscado en esta grabación. Por cierto, no soy afecto a usar la gran cantidad de efectos que hoy en día apetecen casi todos los djs para ensalzar la mezcla, sólo las canciones tal como realmente han sido comercializadas. Y es porque yo he bailado también como los demás, y una música con mucho efectos llega a ser caótica y quita la sensación de bailar. En cambio, las mezclas como las que hago son muy continuas y permiten seguir el ritmo en cualquier momento.

Admiro a mucho DJs modernos, más que nada en la creación de ciertos temas, más no tanto en la realización de sesiones de mezclas, pero daré esta opinión en otra ocasión. Claro que los tiempos han cambiado, y tal vez yo sea un conservador de lo que me pareció atractivo en mi tiempo, tal como nuestros padres y abuelos defienden sus tiempos. Pero si hay algo que he tratado sin restricciones, es de seguir la actualidad. Mi trabajo me lo exige a diario, y me obliga a hacerlo. Además como dj, siempre me sentiré impulsado a buscar más música, aunque mi forma de verla ya no sea la misma. Tal vez llegue a cambiar mi perspectiva en un futuro, y ojalá así sea.

Portada Personal de Vice City For Lovers VCFL

De las portadas que he creado para los soundtracks no oficiales de Vice City Stories, este es el que corresponde a la radifusora Vice City For Lovers (abreviado VCFL). Sinceramente se me hizo un poco raro el estilo marino que usaron como presentación de la radio en la página oficial del juego, pero es un toque bastante original y el jueguito incluido de “atrapar” corazones es sencillo pero divertido.

Vice City For Lovers 1

Portada para VCFL de Vice City Stores

Vice City For Lovers 2

Contraportada para VCFL de Vice City Stories

Aunque VCFL pone música de estilo balada, a diferencia de Emotion, creo que su música es más sensual, excitante, en cambio Emotion tiende a los temas más románticos y melancólicos, de esos para cortarte las venas con un fideo. Muchos de sus temas son bastante bonitos, como el de “Sensual Healing” que me recuerda a la Película de Transformers donde Sam está por primera vez solo con Micaela. Y luego se oye el “I feel good!” jajaja. Trágame tierra, me parece muy cómica la escena. O temas como “Nightshift”, que aunque son canciones muy románticas, son menos conocidas que la mayoría de los temas que toca Emotion de este lado del mundo hispano, claro que los más allegados a música de esa época les será más fácil identificarlas, pero en general, puede ser del agrado de la mayoría si gusta el escucharlas alguna vez.

El Gusto por la Música… en los Juegos.

Empecé el gusto por la música a eso de los 9 o 10 años, cuando me preocupé por conseguir mi primer cassette (cuando existían los cassettes y los vinilos como medio natural de conseguir nuestras canciones favoritas), y mucho antes, si bien recuerdo a eso de los 7 años, cuando me llevaron a mi primer encuentro con una consola de  videojuegos.

La música y los juegos evolucionaron, y  la música en los videojuegos también. Pasando de unos simples sonidos electrónicos, hasta la inclusión de canciones de artistas comerciales de distintos géneros y estilos. Y tal es la aceptación tanto del videojuego como de su ambientación musical, que las compañías optan por sacar a la venta los temas incluidos en el juego en compilaciones bajo el nombre de banda sonora del videojuego. Funciona, yo sé que sí, porque he conseguido algunas colecciones completas de bandas sonoras de juegos que me han cautivado ya sea por la trama del juego como también por la ambientación.

VICE CITY

La vida nocturna en Vice City

Uno de los videojuegos más llamativos para mí, principalmente por la música, es el ya muy conocido Grand Theft Auto: Vice City. Ha habido otros anteriormente a éste, y aunque lo empecé a jugar por curiosidad debido a la libertad de acción que permite, fue hasta que al subir a uno de los automóviles en el juego, que automáticamente activa la radio, empezó a tocar una canción la cual no había escuchado en muchos años, y otras más que se escucharon mientras continuaba jugando. Posteriormente, en algunas ocasiones, volvía a jugar ya no por continuar la trama en sí, sino sólo para subir a otro automóvil y dar un roll escuchando con gran placidez la música de las radifusoras que incluye el juego. Al grado de conseguir la grabación de la emisión de cada radifusora tal como se escucha en el videojuego, con sus comerciales, promocionales y comentarios de los locutores que aparecen en cada uno; fuera de que algunos de esos comentarios son un tanto ridículos o graciosos, dan una apariencia de ser parte de una estación de radio real tal como las conocemos.

Han existido otros juegos cuyo soundtrack ha sido tan atractivo que decido posteriormente conseguirlo para escuchar en cualquier momento, pero no he dejado de escuchar las radifusoras del juego de Vice City incluso en la actualidad.  Ya sean los temas separados  o incluidos en la emisión completa, sigo teniendo el gusto de disfrutar su música como parte de mi repertorio personal. Tal vez a algunos les llegue a agradar tanto como me ha fascinado a mi durante todos estos años, tal vez no con Vice City en particular, o los otros de la serie GTA que también incluyen emisiones de radio, sino en muchos otros juegos con música incluida muy atractiva, aunque no presentada de la forma tan particular como en los de Grand Theft Auto.

Sea cual sea, la música se ha convertido en elemento importante dentro de la ambientación de los juegos. Y a nosotros los videojugadores, ha sido una satisfacción más dentro de la diversión que ofrecen.

Mi Portada para Emotion 98.3 de Vice City Stories

Anteriormente comenté el gusto que tengo por escuchar la música incluida en los videojuegos de la sere Grand Theft Auto, principalmente por Vice City y, aunque no lo he jugado, sí he escuchado la música que incluyen en su secuela: Vice City Stories. La historia del juego en sí es una precuela del Vice City original cuya música está situada en la década de los 80’s. Por ello, también las canciones que se escuchan en el Stories se ubican en los mismos años, aunque Vice City incluye temas que se escucharon hasta 1986, mientras que Vice City Stories sólo llega a 1984, ya que su historia se ubica en esa fecha.

Vice City Soundtrack

Portada del BoxSet con todos los Soundtracks del Juego.

A diferencia de Vice City, Vice City Stories no tuvo comercialmente una banda sonora o soundtrack, aunque los temas que contenía el juego en su mayoría fueron éxitos musicales durante su tiempo. Es por ello que muchos sentimos la misma atracción por escucharlos tal como sucedió con su predecesor. Y aunque se podía obtener la grabación de la emisión de cada radifusora, la colección de todos los temas que se escuchan ahí no ha sido comercializada, pero muchos fanáticos (como yo) hemos decidimos conseguir los temas y situarlos todos juntos creando nuestra propia colección.

Sinceramente, me ha costado un poco conseguir todos los temas, ya que aunque existen algunas conseguibles en la web realizadas por otras personas , he intentado obtenerlos con excelente calidad. Gracias a ello he conocido un poco más de los artistas.

Aún así, hay algo que no me ha satisfecho por completo. Y creo que a muchos les a parecido lo mismo: sus portadas. En las colecciones que salieron para Vice City, cada emisora era compilada en un soundtrack separado y por ello tenían una imagen de portada distintiva para cada una. Y aunque existen logos para cada radifusora en Vice City Stories, no hay ninguna imagen que realmente represente estas colecciones hechas de forma personalizada.

Tal es mi gusto por darle una imagen a cada colección, que decidí crear portadas que distinguieran estos discos ficticios. Los basé en la presentación que tiene cada emisora en la pagina oficial de Vice City Stories donde muestran una animación representando el ambiente que cada radifusora brinda de acuerdo al estilo de música que contienen, y he realizado tanto la portada como su contraportada que nombra los temas que se escuchan a lo largo de más de una hora que tarda realmente la emisión. No soy muy creativo, pero ojalá que haya logrado encontrar una idea original plasmada en esas portada.

Por el momento, solo he hecho tres de ellas. La que representa a la radifusora Emotion 98.3 es la siguiente.

Vice City Stories Emotion 98.3 by DJBarchs 1

Portada de GTA VCS Emotion 98.3 diseñada por DJBarchs

Vice City Stories Emotion 98.3 by DJBarchs 2

Contraportada de GTA VCS Emotion 98.3 diseñada por DJBarchs

Lo que me pareció cómico en la portada fue incluir la rueda de la fortuna, cuyo nombre “chunder wheel” en español significa “rueda del vómito”. Pero justamente el juego es así, incluye muchos detalles cómicos y parodias de cine y la vida real.

Si te interesas por estas portadas, iré poniendo las demás de cada radifusora. Por tiempo no las he hecho antes, y me toma un poco más ir diseñando cada una, pero a mí personalmente me ha dado mucha satisfacción hacerlas.