La Verdadera Importancia de Mi gusto por Mezclar Música.

Justamente el día que empecé a tener el verdadero gusto por la música (según mi punto de vista) fue debido a un tema musical. Se llama Wake up y el artista se llamaba Stop!, en sí no es una canción, sólo es puro tema musical, bastante electrónico e incluso bastante repetitivo. Pero algo me agradó mucho de él, tanto que decidí conseguir mi primer cassette (que aún conservo y se escucha decente) y original, dejenme decirles, directo de la tienda de discos. Por lógica, escuchar tanto los temas del dichoso cassette, que las otras canciones también me resultaron poco a poco agradables, aunque la verdad ya había escuchado un par en la radio AM de la región.

cassette

El primer cassette: Hits Collection '86

Pero posteriormente, llegó a mis manos otra grabación, de parte de mis primos, el cassette tenía en su etiqueta el nombre de “PolyMarchs” junto con un logo pequeño de un escorpión. Grande fue mi sorpresa el escuchar el tema que tanto me gustaba pero con lo que llamaban “mezcla” junto con otras canciones. Mi curiosidad fue grande y escuché con gran atención todas las canciones que traía la grabación aunque no supiera nada sobre sus nombres o los artistas (excepto Miami Sound Machine con el tema Conga, que estaba de moda y J. D. Hall con No. 1 Lover que venía incluido en mi cassette), pero más que nada me fijé en la forma en que cambiaba de un tema a otro sin interrupción y siguiendo el ritmo.

Había empezado mi vida como DJ.

Llevo ya 25 años sin despegarme de ese gusto, y aunque no he trabajado en grandes discoteques, sí he estado con discos móviles pequeñas y en gran parte, mezclando sólo por hacerlo, porque me parece una forma de arte, de creatividad. Pero seré sincero al decir que no es mi intención que a los demás les agrade lo que hago. No me malinterpreten, me refiero con esto a que no me interesa poner la canción de moda, la que pega en el momento, la que todos quieren escuchar porque lo anuncian en la tele, la radio, en internet. No me interesa rellenar un cassette (cuando eran los cassettes) o un cd. No me interesa qué canción poner, hasta cierto punto, claro. A mí lo que me interesa es la mezcla en sí. La transición que se crea entre esas canciones.

Mentiría si dijera que desde el inicio de mi hobby era eso lo que pensaba, que la mezcla era la parte realmente importante de una sesión de música, pero era porque todavía no había puesto real atención en lo que se lograba al realizar una transición un poco más planeada. Y creo que me empecé a dar cuenta de eso al seguir escuchando las grabaciones de la discoteque PolyMarchs que se vendián en las tiendas (que fui adquiriendo) o que por alguna razón llegaban a mis manos. Me seguía llamando la atención las mezclas que realizaba, pero me empecé a dar cuenta que, a veces se escuchaban un poco “descuidadas”, como si no fueran tan bien realizadas, aunque se lograba suficiente el efecto de pasar de una canción a otra siguiendo el ritmo. Ya para ese momento, había yo hecho algunos intentos de mezclas usando la grabadora de mi madre y una de mi tía, no tenían como cambiar el ritmo, pero aprendí a distinguir lo rápido o lento del ritmo de cada canción, y cuando lograba una mezcla bien realizada, notaba que algunas veces se escuchaba mejor o peor al usar las mismas canciones buscando el mismo momento del cambio. Fue cuando caí en la cuenta de que existía cierta exactitud que se podía conseguir al realizar la mezcla y eso podía determinar qué tan suave o burda se escuchaba aún para otras personas.

Con el tiempo, mejoré mi equipo (grabadoras mejorcitas, con algún aditamanto “raro” para controlar los ritmos), aprendí a usar cualquier reproductor profesional, pasando desde tornamesas de acetatos (no hay mejor sentimiento de DJ que tener uno de estos aparatos), hasta de CDs, aunque nunca pude hacerme de alguna de ellas. Gracias a la informática, pude conseguir algo más “propio”, tornamesas digitales, y con ello, la era del mp3.

Pero algo no ha cambiado, sino se ha hecho más imperioso. La mezcla en sí. Actualmente, sigo buscando las mejoras mezclas que se puedan lograr, y entre más armoniosas o más largas en tiempo, mejor, aunque la mezclas cortas, rápidas pero inteligentes también son de mi gran aceptación. He incursionado desde hace poco tiempo en la publicación de sesiones de mezclas por medio de internet, si les interesa escuchar una de ellas, podrán escucharla en el siguiente vínculo:

Fue la primera que subí, más que nada como una prueba, y aunque adorné un poco con las portadas y algún efecto visual, me interesaba dar a conocer la mezcla en sí. Las canciones son del tipo “dance electrónico” de los años 80s, por lógica me agradan mucho, aunque muchos tal vez no identifiquen la mayoría de los temas. Si notan los temas no difieren mucho en el estilo, por ello las mezclas ofrecen una sensación de más homogeneidad, dando la sensación muchas veces de no haber sentido el momento en que una cambia a la otra. Ese es el tipo de mezcla clásica que me gusta. Por ello decía anteriomente que me interesa más lo que se logra y menos con cuáles, claro es un gusto completamente personal, y ojalá por lo menos les parezca llamativo el efecto que he buscado en esta grabación. Por cierto, no soy afecto a usar la gran cantidad de efectos que hoy en día apetecen casi todos los djs para ensalzar la mezcla, sólo las canciones tal como realmente han sido comercializadas. Y es porque yo he bailado también como los demás, y una música con mucho efectos llega a ser caótica y quita la sensación de bailar. En cambio, las mezclas como las que hago son muy continuas y permiten seguir el ritmo en cualquier momento.

Admiro a mucho DJs modernos, más que nada en la creación de ciertos temas, más no tanto en la realización de sesiones de mezclas, pero daré esta opinión en otra ocasión. Claro que los tiempos han cambiado, y tal vez yo sea un conservador de lo que me pareció atractivo en mi tiempo, tal como nuestros padres y abuelos defienden sus tiempos. Pero si hay algo que he tratado sin restricciones, es de seguir la actualidad. Mi trabajo me lo exige a diario, y me obliga a hacerlo. Además como dj, siempre me sentiré impulsado a buscar más música, aunque mi forma de verla ya no sea la misma. Tal vez llegue a cambiar mi perspectiva en un futuro, y ojalá así sea.

Anuncios

4 pensamientos en “La Verdadera Importancia de Mi gusto por Mezclar Música.

  1. Disculpa,un favor me podrías dar el nombre de los temas del tape de hits collection que tienes en la imagen,el cassette que dice hits collection 86 .. Te lo agradeceré infinitamente.

    • Ahí va la lista:

      a1. LEVÁNTATE (Wake up) – Stop!
      a2. GUSTA USTED (Voules-vous) – The Flirts
      a3. CASANOVA (Casanova action) – Latin Lover
      a4. AMO A MI RADIO (I love my radio -my midgnight radio-) – Taffy
      a5. MUCHACHO DE ONDA (Groove boy) – Shangai Lil
      a6. O LA LA – Finzi Kontini
      a7. ESTA NOCHE (Tonight) – Ken Laszlo

      b1. SAMBA – Johnny C –> El nombre completo es Johnny Chingas, pero sólo anunciaron la “C” por razones bastante obvias.
      b2. DON QUIJOTE (Don Quichotte -no están aquí-) – Magazine 60
      b3. AMOR DE MEDIANOCHE (Midnight lover) – People Like Us
      b4. VUELA A MÍ (Fly to me) – Aleph
      b5. BAILANDO EN MI SUEÑO (Dancing in my sleep) – Secret Ties
      b6. LOCA POR TI (Crazy over you) – Desire
      b7. EL NÚMERO UNO (#1 lover) – J. D. Hall

      En el cassette venían las versiones cortitas de 3 minutos ya que se basaba en la capacidad del LP, aún así yo disfrutaba mucho ese cassette.

  2. Hola. Yo me veo identificado contigo en la historia que redactas. Así mismo comencé pero un año antes (1985) con unos radiocassettes (uno que me regalaron en mi cumpleaños y otro de un hermano mío). De allí nació mi gusto por las mezclas. Al tiempo comencé a crear mi colección de cassettes mezclados (algunas hechas por djs de discomóviles (minitecas) de aquellas épocas y otras por djs anónimos -nombres genéricos como “House Mix 01”-). Cabe resaltar que aún, a pesar de la era digital y la informática, mantengo esa colección de cassettes iniciada desde 1985 hasta 1996. Trabajé en una discomóvil de un sobrino (QEPD) que me ayudó a consolidarme como dj (antes mezclaba como hobby, no en fiestas). En esa miniteca estuve desde 1998 hasta 2003 cuando el dueño decidió vender los equipos (no tenía platos sino cdplayers) Mientras tanto yo formaba otra colección: la de los vinilos. Había comenzado a comprar vinilos nuevos y usados de la música electrónica, italo disco, hi-nrg, house, etc sea en versiones maxi, recopilatorios o mezclados. Como aún los mantengo decidí hacerme de dos platos Aiwa d30 (aunque no tienen la versatilidad de los Technics MK2, me los quedé por el hecho de que su motor es Direct Drive y tener un pitch rango +3 insuficiente pero se defienden muy bien). Saludos y disculpa lo extenso. En Youtube en mi canal eurowilgon hay algunos videos de sesiones mezcladas por mí https://www.youtube.com/user/eurowilgon/videos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s