Remasterización: Cuando La Calidad Ya No Es Relevante.

La primera vez que quise expresar algo sobre este tema fue en enero de este año, por desgracia no sabía como abordarlo, porque muy pocos nos hemos relacionado con la digitalización de la música en la forma en la que lo he hecho, además ocurrieron los impacantes incidentes de ley SOPA y el cierre de Megaupload, bastante distracción e incertidumbre esos días. Mi intención no es cambiar la forma de pensar de los demas con respecto a lo que tienen como concepto lo que es la calidad, ya que cada uno ve (o en este caso escucha) de forma diferente la música que llega a nuestros oídos, además se puede considerar diferente de acuerdo al estilo de música e incluso el dispositivo que lo reproduce. Cuando decidí dejar de lado el uso de CD’s como el medio de soporte para la música, tuve que tomar la decisión de cuál sería mi estandard de calidad conservada del sonido original, hablando por supuesto del formato mp3, siendo hoy la preferencia para una gran cantidad de audioescuchas. Al inicio, el espacio fue lo primordial, así que 128 kbps era más que suficiente. Pero con el tiempo, el espacio pasó a un segundo y tercer plano, y ese estándard cambió a 192kbps y actualmente 256kbps, la relación que guarda en tamaño-calidad conservada me parece ya bastante elevado. Por lógica, he estado “reemplazando” mis canciones de más bajo bitrate con los del actual, eso me ha llevado a volver a localizar discos que alguna vez sufrí en conseguir, gajes del oficio.

Por alguna razón, cuando empecé a cambiar los álbums “viejos” por los de mayor calidad, empecé a observar algo que me provocó una enorme duda sobre el significado actual de CALIDAD. Hay dos situaciones importantes para determinarla: el sonido original y las condiciones de grabación.

No hay mucho que decir sobre el sonido original o fuente, si el sonido es limpio se cuida el ambiente en el que se hace escuchar, aumenta el nivel de calidad, si fuera lo contrario, mal reproducida y con sonidos ambientales descuidados, afecta en forma definitiva la calidad al grabarla. Hasta cierto punto, pienso que la mayoría (una que otra dan la apariencia que no es así) trabaja con un ambiente profesional y controlado para asegurar el mejor sonido real.

En cuanto a las condiciones de grabación, digamos que siempre existieron y todavía existen tropiezos y se han creado nuevos. Claro que la tecnología poco a poco ha ido mejorando este paso, y hasta cierto punto han alcanzado niveles bastante buenos y positivos sobre la calidad final en los soportes utilizados (vinilo, cassetes y todavía actualmente cd’s). Entonces, ¿cuál es mi disgusto, mi discordia? La aparente falta u olvido sobre el concepto que anteriormente se tenía sobre calidad.

OK, lo digital aumentó innegablemente los estándares sobre las calidades de grabación, claro que existen puristas (yo no lo soy, aunque sí entiendo su posición) sobre mejor sonido en anteriores soportes como el vinilo, superiores a los digitales usados actualmente. ¿Pero saben algo? Creo que realmente SI están en lo cierto, más que nada en que ANTES había más calidad, trataré de explicar un poco. Es difícil porque muchos no estamos familiarizados con algunos conceptos de audio, yo no soy un erudito, pero he entendido bastante, al menos lo verdaderamente importante sobre eso.

Este es ADOBE AUDITION, un progama usado en la edición y manipulación de sonidos. Basado en Cool Edit (un programa anterior), muchas de sus herramientas persisten aunque ha mejorado mucho su forma de trabajar. Existen otros programas con el mismo fin que éste, aunque yo considero que es uno de los mejores que existen actualmente, prácticamente todas las canciones que he conseguido han pasado por él, ya que me permite hacer algunos ajustes antes de ser incluidas en la colección.

AUDITION

Cuando se agrega un sonido, el programa muesta una especie de onda, que es la forma usada normalmente para representar visualmente los sonidos (hay otras, un poco más complicadas). De izquierda a derecha, muestra el tiempo de ese sonido y hacia arriba o abajo del centro, refleja la amplitud, o en forma práctica lo mencionaremos como el “volumen” del sonido usado según transcurre su tiempo o “duración”.

Sonido Estereo 1

Como casi todas las grabaciones actuales de audio estéreo (sensasión de escuchar y diferenciar sonidos con el oído derecho o el izquierdo), el audio se divide en dos ondas, cada una para cada oído o “lado”. Aunque parecen iguales, la mayoría presenta ciertas diferencias, debido que hay sonidos grabados que sólo escuchará el lado izquierdo y otros sólo el derecho; las partes más parecidas son porque esos sonidos se escuchan por igual en el izquierdo como en el derecho.

Sonido Estereo 2

Sonido Estereo 3

Esta imagen presenta un acercamiento de esa onda, vemos la línea ir de arriba a abajo, las ondas grandes son sonidos fuertes, las ondas pequeñas sonidos débiles.

Sonido Estereo 4

Como anteriormente comenté, llevo años usando editores de audio, ya que me di cuenta que muchas grabaciones se llegaban a escuchar bastante bajo (un álbum de salsa, no recuerdo cuál, apenas se escuchaba a la mitad del volumen de otros álbums diferentes a ese). El disco ya grabado no se podía modificar, pero el mp3 obtenido de él si podía conservar los cambios que deseara, por ejemplo su volumen para que se escuchara más de acuerdo a otras canciones. A nadie le gusta estar subiendo o bajando el volúmen de su reproductor cada que cambia una canción, ¿no?

Volumen Bajo

Esta es la onda inicial con un volumen bajo, se puede escuchar una parte de esa canción donde se aprecia su volumen de grabación.

Volumen Alto

Ahora la onda ha sido “amplificada” por medio de proceso digital con el programa de edición, notamos la onda se ve más ancha, y en el extracto se nota la diferencia en su volumen.

En algún momento, nos preguntaremos: “¿y si le aumento más su amplitud para que aumente mucho más su volumen?”. Claro que suena tentador, porque se escucharía bastante fuerte sin necesidad de usar mucho volumen en nuestro reproductor. En cierta forma, sí es posible seguir aumentando su amplificación y por ellos la sensación de escucharse mucho más fuerte.

Por desgracia todo tiene un precio. Preguntémonos primero que, de poderse aumentar la amplitud así, ¿por qué antes no se les ocurrió hacerlo? Tal vez, según mi punto de vista, lo primero que les interesaba era reflejar la mejor calidad y detalle de la música, además no se usaban sonidos fuertes o estruendosos como actualmente se acostumbra en la mayoría de la música comercial, digamos disco, pop, rock, reggaeton, tribal o el que recuerden, incluso en muchas consideradas baladas. O posiblemente, llegaron a notar que algo no estaba del todo bien. Profundizemos en algunos detalles:

Volumen Alto 2

A la misma grabación anterior, se volvió a aumentar en gran manera su amplitud; si nos fijamos, toda la canción se ve pareja, casi una franja plana, apenas se distinguen las partes donde hay sonidos fuertes y sonidos débiles. En la muestra notamos se escucha más fuerte, como era de esperarse.

Volumen Alto 3

Nuevamente aumentamos su amplitud-volumen, esta vez lo hice de modo que sea notorio el resultado obtenido. La canción es una franja completa sin distinción de sonidos fuertes o débiles a excepción del final porque es cuando la canción termina y baja eventualmente su volumen. Ahora, escuchen el extracto, aconsejo BAJAR EL VOLUMEN DE TU COMPUTADORA, ya que se escuchará fuerte, pero si pones atención, algo cambió.

Sí, si lo notaste, ya no se escucha como originalmente se escuchaba, el sonido se volvió retumbante y ruidoso, tal como unas bocinas cuando tiene un volumen más alto de lo que pueden tocar realmente: DISTORSIONADO. Tanto, la grabación analógica que era como anteriormente se realizaban las grabaciones, como la digital que ahora ya es común usar en todo, tienen LÍMITES, por desgracia es un poco complicado explicar este tema, ya que involucra más conceptos sobre física algo extensos. Sólo mencionaré que esos límites son aplicables a prácticamente todo tipo de grabación de sonido, y de ello depende que la grabación obtenida tenga la calidad que nosotros decidamos.

En audio, el excedente de un sonido sobre los límites “electroacústicos” (así se denomina a la señal de audio en los equipos eléctricos o electrónicos como guitarras eléctricas, órganos electrónicos o de un reproductor de música) es conocido como SATURACIÓN, incluso el término es bastante entendible por sí mismo. Ahora que ya sabemos cómo se origina la saturación, explicaré mi punto sobre la remasterización.

REMASTERIZACIÓN de audio es un proceso en el que un sonido es “modificado” para obtener un resultado de mejora, ya sea más limpio (disminuir ruidos inesperados) amplitud adecuada (volumen) o apariencia (resaltar ciertos sonidos sobre otros o la sensación estéreo). Podemos decir que es válida la modificación porque el resultado final es mejorar los atributos del sonido para ser más agradable a quien lo escucha. Cuando se digitalizaron los vinilos, muchos pasaron por una remasterización para lograr un resultado más puro de cómo realmente se debería escuchar la música sin efectos indeseados como siseos o chasquidos de cassetes o vinilos. Hasta ese punto fue bastante bueno. Ahora, el contra.

Audio Sin Saturar 1

Audio Saturado 1

Como primer ejemplo, vemos la “onda de audio” de la canción “Crockett’s Theme” de Jan Hammer, la primera pertenece a una colección de música “new age” llamada Pure Moods, a mediados de los 90’s. Al parecer, respetaron la grabación casi por completo, aunque aumentaron su amplitud-volumen, no se muestra que se haya sobrepasado de forma crítica su límite de saturación. Perceptiblemente, la canción se oye suave y se aprecian bastante bien las diferencias de volumen que se presentan a lo largo de la canción y los sonidos en ella. La segunda onda, es la grabación usada en otra colección más reciente para el video juego de playstation 2 llamado “Grand Theft Auto Vice City”, quien comercializó una colección de temas ochenteros usados para ambientar el videojuego. En sí, todos los temas en los 7 discos que componen la colección, muestran ese efecto “sobrecompensado” de amplitud en relación como originalmente eran muchos de ellos. Todavía se escuchan bien, aunque después de mucho escucharlos, se sienten muy tediosos y abrumadores, porque todos los sonidos o efectos se oyen fuertes y ninguno sobresale. Es como entrar a un café restaurant, donde hay 2 o tres parejas platicando pero algo separadas de nuestra mesa, de forma que uno puede platicar sin ser opacado por la conversación de otros. En cambio, si todas las mesas estuvieran juntas, y todos llevando su propia plática, en un momento, será difícil concentrarnos sólo en nuestra conversación porque las voces de los demás están tan cerca y se escucha tanto como con la persona con la que estamos platicando. Si hemos estado en úna situación así, se llega a sentir una sensación de fastidio e inconformidad, “abrumado” como lo expresé antes, y así es como se llega a sentir con la música cuando empieza a saturar.

Audio Sin Saturar 2

Audio Saturado 2

Ahora, veamos la apariencia del tema “Self Control” de la que fue cantante Laura Branigan (hermosa mujer y voz singular), tomado directamente de su album “Self Control” de 1984 remasterizado a CD en 1990, e igualmente apreciamos las diferencias de los sonidos a lo largo de la canción, esta vez yo hice un aumento ligero de amplitud tratando de no “cortar” sus partes más altas. El resultado como vemos todavía es muy aceptable y la distorsión sigue siendo mínima. En la segunda, la misma canción pero tomado de su colección “The Platinum Collection”, aunque no lo indica volvieron a remasterizar el sonido, pero al parecer sólo aumentaron su amplitud-volumen, ya que escuchando con cuidado no se aprecia una diferencia relevante. Pero sí nos podemos dar cuenta de la sobrelimitación de su amplitud, el cual ya no nos deja ver diferencias como en la grabación anterior.

Para entender visualmente lo que sucede cuando se satura un sonido, aumentaremos una pequeña porción de cada canción (en la misma parte para comparar de forma apropiada) y observemos la diferencia de la figura de la onda en las partes donde llega a los límites de amplificación.

Audio Sin Saturar 3

Audio Saturado 3

Así es, la linea ondulada se DEFORMA perdiendo su aspecto curvo. Entre más se achate su figura, más cambia el sonido volviéndose artificial y ruidoso. Muchos efectos usados en la música dance o disco actualmente utilizan sonidos que han sido deformados de esta forma, por eso son fuertes y ruidosos.

Teniendo todo esto como referencia, me he atrevido a realizar mi propia conclusión: la industria discográfica ha desinformado el significado de la calidad, claro que lo que les interesa es vender y si es fuerte y ruidoso se vende. La tendencia de hoy. Pero muchos alzaríamos la voz al conocer de forma más clara este dilema. Ahora TODO se está REMASTERIZANDO, hablando de colecciones de álbums ya considerados como clásicos, y hacen esto sólo para que se escuchen más fuertes creando una idea incorrecta de lo que es “mejor”. Como gancho, muchas incluyen extras que originalmente no venían, para motivar más aún a adquirir estas remasterizaciones. Es satisfactorio por los temas nuevos y a la vez defraudante por el proceso  de remasterizado.

Por último, toda la música reciente (desde casi finales de los 90’s a la fecha), todo es grabado con efecto de saturación, para dar idea de más volumen, sea cual sea la música grabada, por tanto nunca hemos conocido un sonido más puro y cercano a como realmente debio ser originalmente, se los puedo asegurar.

Ahora rasco el internet para buscar aquellas grabaciones que conservan la forma más original del audio, y es bastante gastante y desanimante al buscar y no encontrarlos, ya que se está llenando de estas remasterizaciones, prueba que muchos tal vez se están creando el conepto equivocado. Si te gusta tanto la música como yo, verás que queda una sensación de decepción al saber todo esto, tal vez por eso ya no me gusta tanto la música actual. Espero que te sea útil esta observación y tu opinión me será muy valiosa.