México: La Democracia Ganó, El Pueblo Perdió.

Los comicios acabaron, las votaciones se llevaron a cabo y al parecer, se ha determinado el ganador (o ganadores) de esta última contienda. Por parte del Señor Andrés Manuel López, no ha sido escrita todavía la historia y confía en que exista la forma de retomar los hechos ocurridos en estos últimos días, principalmente todo aquello que sucedió durante el día de la votación este 1º de Julio pasado. Para muchos, también ha sido decepcionante lo resultado al final de las votaciones, e igualmente han seguido expresando su inconformidad ante ello tanto con marchas como con distintos tópicos en las redes sociales.

Con la victoria por parte del PRI (todavía en revisión) en muchos puestos y la esperada presidencia del país, gran parte del pueblo muestra su inconformidad ante la gran cantidad de situaciones dudosas y comprobables de lo que conocemos como violación y fraude electoral, ahora más que antes conocidas y denunciadas gracias principalmente a la red de internet la cual no es fácilmente restringida y manejada a diferencia de los medios comunes conocidos como TV, radio o periódico, los cuales han demostrado una reprochable insistencia en el apoyo dirigido a este partido político, cosas que ha sucedido durante muchísimos años. Claro que todo esto es historia que ustedes mismos ya conocen, pero a decir verdad, me he dado cuenta que tal vez no sea lo único que ha provocado estos resultados tan inesperados y defraudantes.

En México, el problema NO ES la falta de democracia.

Democracia existe, tal vez no tan “completa” y “libre”, pero existe. Porque eso se reflejó al final. Aunque el fraude (que sí ocurrió de mil maneras negadas) ayudó a alcanzar una victoria dudosamente obtenida, no hubiera sido suficiente. ¿Por qué? Porque más del 60% mostró que NO estaba de acuerdo con el representante de este partido. Ese 60% era más que suficiente para haberle arrebatado la ventaja con o sin tantas trampas utilizadas.

El verdadero PROBLEMA fue la DIVISIÓN.

Todos sabíamos lo que iba a suceder dijeran lo que dijeran en ese partido, el “juego limpio”, “propuestas”, “me comprometo”, “cambio”, es lógico que dirán eso para convencer al que se dejara, CUALQUIERA diría todo eso con tal de conseguir lo que desea. Al final todos tememos que no cambiarán nada en absoluto e incluso que buscarán la forma de apretar más la correa de los que no estamos en su juego. Lo teníamos tan presente que en las redes sociales y de muchas otras formas, como los videos en línea, pancartas, y otros medios se hacían alusiones de todo eso. Y esa fue la esperanza que todos compartieron durante un momento, la de lograr, al menos de forma representativa, derrocar ese autoritarismo impuesto desde hace muchísimos años.

Pero la esperanza se tambaleó.

¿Cuándo? Cuando decidieron dividir sus apuestas de quién sería entonces el representante. Entiendo perfectamente que las propuestas podían ser bastante distintas entre ellos, y que la forma que querían desarrollar un futuro inmediato de este país no tenían muchas cosas en común, y por ello existió esa división. Gracias a esa división, sucedió lo que vimos este 1º de Julio. Se perdió de vista el mal mayor por diferencias que al final tal vez sí buscaban ese cambio. Esto, es lo que ELLOS aprovecharon.

Mientras nos dividimos por esas diferencias y nos debilitamos, ellos se UNEN para lograr derrotarnos. Tal vez no sean más inteligentes que nosotros como dicen muchos que defienden los ideales de otros partidos, pero al parecer son suficientemente listos para entender que mientras se mantengan juntos, el PRI seguirá ganando cueste lo que cueste. No es de extrañar que la ley PERMITA tantos partidos como sea posible. Debido a eso existe la división del pueblo.

Por desgracia, este NO ES el único PROBLEMA.

Aunque existe una gran posibilidad (más palpable que la que se ha obtenido últimamente, y de forma más visible) de ganar las contiendas electorales logrando una unión más uniforme del pueblo mexicano, todavía es necesario enfrentar otra situación igual de importante, pero más “delicada”.

CONCIENCIA.

La conciencia es esencialmente entender lo que nos rodea, lo que vivimos. Entender por que suceden las cosas. Por medio de ella podemos reconocer lo que consideramos bien y el mal, por tanto ser responsables de nuestros actos. Si pensamos un poco sobre nuestra vida diaria, es usada socialmente para referirnos a lo correcto, a hechos responsables.

No obstante, algunos no logramos entender esto de la forma correcta, y por ello la forma en que ven los límites del bien y el mal pueden cambiar. La educación, tanto familiar como social determina en gran manera esto. Pero al final, su manera de ver lo bueno y malo es firme porque es la forma en la que se le educó.

Pero lo verdaderamente malo, es de aquellos que han recibido de forma correcta la consideración de lo que es bien y mal, y la MALVERSAN o IGNORAN por conveniencia personal. Muchas personas están tan acostumbradas a hacerlo que NO VEN ya el mal que realmente significa deformar estos conceptos. Sólo los emplean cuando lo creen necesario, y no precisamente por el bienestar de otros.

¿Y esta explicación para qué?

Porque la mayoría de las personas que dedican su tiempo a dirigir el país, NO tienen la misma CONCIENCIA que los que somos gobernados. Si esto fuera falso, no pasarían una gran cantidad de hechos injustos e innecesarios que muchos vivimos a diario. Realmente tendríamos una mejor calidad de vida, porque ellos lo PERMITIRíAN, pero no sucede porque significaría menos dinero o poder. Por eso mejor no tener CONCIENCIA que impidan obtener lo que se desea, o en algunos casos contados, no usarla mucho. Claro que no es conveniente que se sepa esto, porque acabaría con la credibilidad y la confianza que se les otorga, y por lógica, le quitarían su lugar. Nadie quiere perder su trabajo, ¿no? Y más si obtiene mucho dinero de por medio.

He visto y vivido de todo un poco, y si algo he entendido que una ENORME cantidad de personas que se dedica a la política, sólo la consideran un trabajo más, y no una vocación de servicio, ni siquiera intentan darle la seriedad y responsabilidad que se necesita. Cualquiera sabe esto, y si no, es porque lo más seguro prefiere no saberlo. Da miedo pensar que son ellos los que a futuro influyen en lo que podemos o no obtener de nuestras metas, se dice que el futuro sólo depende de nosotros mismos, pero si lo piensan un poco, sin los demás, NO tendríamos ese futuro. Y si las personas cercanas que nos apoyan o por las que nuestro trabajo existe, influyen en ese futuro, ¿por qué no ha de ser así con las que dictan las leyes con las que vivimos y trabajamos?

Es bastante triste ver que se ven más nubes negras y relámpagos en el horizonte, cuando ya el sol empezaba a calentar nuestros corazones. No debemos desanimarnos, esa no es mi intención, sino la encontrar más perspectivas que nos ayuden a recorrer los caminos difíciles a los que debemos enfrentarnos. Recuerden que la reflexión y entendimiento crean más ideas y sentimiento positivo.

Saludos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s