Scorpion Mixer High Energy Vol. 5

Estas son las sesiones mezcladas grabadas directamente del cassette “Scorpion Mixer High Energy Vol. 5”, uno de los pocos que he podido conservar hasta la fecha y todavía funcional, aunque como verán, no a su 100%. El tiempo ha cobrado su cuota, pero no lo niego, también el kilometraje ha sido alto, fue bastante escuchado durante su tiempo de gloria. Aún así la grabación es bastante decente, suficiente para poder disfrutarlo tal cual era.

Para ser sinceros, esta grabación me provocó opiniones ambiguas sobre  las mezclas llevadas a cabo en las sesiones. Tal vez fueron muy precisos en la coordinación de beats, pero la originalidad o la creatividad con las que fueron realizadas no ha sido el fuerte en la mayoría de los cambios entre las canciones. Aún así, son bastante disfrutables, a excepción de la primer mitad del lado “B”, donde sólo usaron efectos de gente en un concierto aplaudiendo entre los temas, aunque en su defensa, se aprecia la diferencia bastante marcada entre los estilos de dichas canciones y por tanto muy difícil de crear una mezcla entre ellas (Por lo menos nos deleitan con MJ y su “Bad”).

Por desgracia la portada no acompañó a la cinta desde hace tiempo, me pareció haberla visto alguna vez en una web pero no la guardé “por las dudas”. Lección aprendida jejeje.

Lado A:

  1. Scotch – Money runner
  2. Hotline – Don’t wait
  3. Meccano – Down down Romeo
  4. Mannequin – Boom Bam
  5. Magazine 60 – Rendez-vous Sur la costa del sol
  6. Company B – Fascination
  7. Nick John – Lost in a dream

Lado B:

  1. Michael Jackson – Bad
  2. Tierra – La Bamba
  3. Bob – Shakedown
  4. Micheal Bow – One shot too hot
  5. Jo Carol – Born to be wild
  6. Tony Caso – Run to me
  7. Band Of South –  Sensitive
  8. Bent Passion – Love obsession

http://www.4shared.com/rar/4zKt2Dluce/SCORP_SMHE_5.html

LLAVE2

Saludos y que disfruten del material!!!

DJBarchs: Las Mezclas

Aquí está una lista de los VIDEOS con las mezclas que he subido a Youtube, estoy haciendo un esfuerzo enorme para darme más tiempo y subir más sesiones, ahora ya tengo la posibilidad de exhibir videos de mucha duración, como lo hice en la última sesión de los 80’s que consta de más de una hora en total. La música es mi más grande hobby (osease, lo que me gusta hacer por diversión y ocio) pero ya que mi trabajo me absorbe bastante tiempo, no me deja mucho rato para dedicarme a sacar todo mi poder creativo. Pero confío pronto tener más trabajitos listos para que puedan disfrutar.

HIGH ENERGY & DISCO ITALO MIX

http://www.4shared.com/rar/fQaA1zPR/HINRGITALO.html

POP ITALO MIX

http://www.4shared.com/rar/8EoTd4np/POPITALO.html

WAVE Y DISCO MIX

http://www.4shared.com/rar/-HGsyGxu/WAVEDISC.html

90’s TOTAL TECHNO

http://www.4shared.com/rar/Bv-Zl6pX/90STOTEC.html

DISCO PARTY MIX 80’s

http://www.4shared.com/rar/H95p17Ml/DISCPARTY.html

90’s SUNNY SUMMER MIX

http://www.4shared.com/rar/fzTiUa1z/SUNSUMM.html

FREESTYLE 80’S “THE FANTASY MIX”

http://www.4shared.com/rar/gzE_zUI0/FREESFANT.html

THE ENERGIZER MIX

http://www.4shared.com/rar/z8n6NFbi/ENERGIZER.html

SESIÓN DE LOS 80’s (80’s Session)

http://www.4shared.com/rar/juTSmw8W/SESIOCHE.html

LLAVE2

DJBarchs Mix: Sesión De Los 80’s

Ya era un rato sin sacar las rolas del baúl, más bien baúl virtual (bendito disco duro). He intentado completar esta sesión de temas ochenteros desde ya hace un tiempo, pero no me había dedicado al 100%, y por fin aproveché mis días de descanso para pulir los detalles. También tuve que esperar a que el sitio Youtube me permitiera subir videos mayores a los 10 minutos, y eso dependía de que mis videos lograran suficientes visitas y votos positivos.

No todos son temas conocidos, o los más conocidos de los artistas, pero son temas buenos y el ritmo es bastante alto, como siempre, mezclados al estilo clásico, y con una excelente calidad. !!!Toda una hora de música de los OCHENTA para bailar!!!

DJBarchs - Sesión De Los 80's (80's Session)

DJBarchs – Sesión De Los 80’s (80’s Session)

1) Orchestral Manoeuvres In The Dark – Telegraph (New Extended Remix)
2) Suzy Q – Computer music
3) Amanda Scott – Lies (Original 7” Extended Version)
4) Alphaville – Dance with me (Long Version)
5) Invisible Limits – Golden dreams (New Order Edit)
6) The Flirts – Dancing madly backwards (Remix)
7) Boys Don’t Cry – I wanna be a cowboy
8) Huey Lewis & The News – Hip to be square (Original 12” Dance Remix)
9) Starship – We built this city (Special Club Mix)
10) Jane Wiedlin – Rush hour (Extended Remix)
11) Sylvester – Takin’ love into my own hands (12″ Remix)
12) Trans-X – Message on the radio (Remix)
13) The Clocks – Wake up (Remix)
14) Peter Wolf – I need you tonight
15) Mike Edwards – Beat of my heart
16) Donna Summer – Romeo
17) The Human League – The sound of the crowd (12” Version)
18) Spandau Ballet – To cut a long story short (Mix 1 Edit)
19) Oh Romeo – These memories
20) India – Stay with me (Long Version)
21) Future State – Future state
22) Carol Jiani – Touch and go lover (Shep Pettibone Mix)
23) Bananarama – Nathan Jones (12” Mix)

Descarga:

http://www.4shared.com/rar/O7N9zy7u/SESIONOCHENTAS.html

LLAVE2

Enlace al video preparado para Youtube:

Espero que les guste. Saludos.

P. D.: Debido a un pequeño “inconveniente” con el servicio de archivos en línea, no me es posible añadir el enalce de reproducción directa que inicialmente estaba disponible.

Scorpion Records: Reviviendo Las Mezclas Del Pasado

Scorpion era el nombre de un sello discográfico que promocionaba principalmente música dirigida al género bailable. Se encargaba de distribuir grabaciones de sesiones de música mezclada realizada por varias discotecas famosas tanto nacionales como de Estados Unidos y hasta de Canadá. Muchas de esas grabaciones eran hechas en estudio de modo más formal, y algunas otras obtenidas de presentaciones en vivo de los mismos. Tal vez de los más conocidos a nivel nacional fueron las discotecas Winners y PolyMarchs, éste último ha seguido comercializando estas sesiones mezcladas actualmente aunque con otro sello discográfico.

Logo del Sello Discográfico Scorpion

Logo del Sello Discográfico Scorpion

Aún así, Scorpion también realizaba grabaciones propias, e igual que los demás siempre fueron comercializados por medio de cassettes. Tuve la suerte de escuchar algunos de ellos y de obtener algunas cintas que pude conservar durante mucho tiempo.

Cassette Scorpion 1

Cassette de mezclas originales del Sello Scorpion con la presentación “genérica” usada en muchas de sus grabaciones. El mix recreado tenía una presentación idéntica con diferencia del título “Special Mixer Discoteque” en lugar de “Special Mixer High Energy”

Pero como llega a suceder, una de esas grabaciones fue prestada a una amistad hace ya varios años, y no regresó a mis manos; para desgracia mía era uno de los que más me llegó a gustar tanto por el repertorio usado como por la calidad de la mezcla. Han pasado varios años y no he tenido la suerte de volver a escucharlo, ni siquiera por medio de internet he logrado encontrarla, a diferencia de otras grabaciones también de antaño. Tanto me gustaba que hace poco decidí llegar a una solución desesperada, pero muchos de ustedes también lo harían si tuvieran la posibilidad de hacerlo.

RECREAR la mezcla.

He buscado con ahínco todos los temas usados en las sesiones, esto incluye la versión exacta de la canción. Y como puedo recordar a gran detalle la grabacion original (y siendo DJ a mucha honra jeje) tengo lo necesario para lograr ese objetivo.

Como ventaja, la calidad final de las grabaciones es excelente, ya que todo el proceso ha sido digitalizado. Muchos estarán de acuerdo que anteriormente llegamos a odiar las cintas “mascadas” por el reproductor, o que accidentalmente “borramos” alguna sección del mismo. También que con el tiempo los sonidos se volvían menos limpios, más con aquellas grabaciones que oímos hasta el hartazgo. No faltó la cinta “reparada” por haberse reventado, o incluso el transplante de un estuche a otro todo por conservar la cinta. Todavía conservo muchos de esos cassettes que ahora cuentan con otra armadura.

Cassette Scorpion 2

Grabación del sello Scorpion cuyo estuche fue sustituido para conservar la cinta original.

Lo que muchos sentirán al igual que yo, es la falta de ese efecto de nostalgia que da una grabación afectada por el tiempo, incluso extraño de alguna manera no oir un error en la grabación original durante el tema “Gloria” en la sesión de Recuerdo. Y siendo sincero, se oía diferente desde los discos de vinilo, se sentía más “discotequero”. Pero con tal de escucharlo de nuevo, me atrevo a volver a grabarlo desde cero, tratando de hacerlo de la misma forma en la que lo escuché. A mi parecer, la mezcla vale mucho la pena, ojalá que a alguien más le llegue a gustar como a mí.

Hay un detalle que tuve que “adivinar” y es a qué volumen o fecha pertenece exactamente. Cuando conseguí el cassette, fue sin el estuche, porque quien poseía la cinta antes no lo conservó. Como Los cassettes tenían en ambos lados una presentación genérica donde no indicaba cuál estábamos escuchando, no hubo forma que me acordara de ello, aún así recuerdo haber visto antes su estuche (de que lo perdieran) y en parte logro recordar la indicación que en uno de los lados eran temas de años anteriores (la sesión de “Recuerdo” que menciono), pero las fechas no pude recordarlas. Por tanto, la portada diseñada que tengo costumbre de hacer a falta de la portada real, tiene indicada la fecha 86 de la 1er sesión y 80-82 como segunda sesión porque todos los temas pertenecen a esas fechas respectivamente, además con lo que he podido investigar parece ser el volumen II de esa serie. Si alguno de uds. tuviera el estuche o cassette original y tuviera al menos la información para corroborar, lo agradecería enormemente si me lo hiciera saber.

Bien, esperemos les guste este “remake” de música mezclada al estilo scorpion, tanto por quien la conoce como para quienes no y tengan la oportunidad de escucharla.

Scorpion Mixer Discoteque ’86

Sesión 1: Mix ’86

  1. Paul Rein – Lady-O (Instrumental)
  2. Dead Or Alive – Brand new lover (Dust Monkey’s Love Bubble Club Mix)
  3. Nancy Martinez – For tonight (Extended Mix)
  4. Regina – Beat of love
  5. Nick Kamen – Each time you break my heart (Extended Version)
  6. Robert Palmer – I didn’t mean to turn you on (Extended Dance Mix)
  7. Koto – Visitors
  8. Wang Chung – Everybody have fun tonight (12” Mix of Fun)
  9. The Communards – Don’t leave me this way-Sanctify (Gotham City Mix)

*En esta sesión lo difícil fueron los ritmos, ya que algunos son muy rápidos a diferencia de los demás. Aún así los temas lo valen. El tema difícil es el de Robert Palmer, casi no existen versiones digitalizadas  y las existentes son desde Vinilo con mucho ruido o mal grabado.

Sesión 2: Disco Recuerdo 1980-1982.

  1. Jossy Wilrow – Flashback of a genius
  2. Rick James – Super freak (The 12” Mix)
  3. The Jacksons – Walk right now (John Luongo Disco Mix)
  4. Sylvester feat. Patrick Cowley – Do ya wanna funk
  5. Lime – Come and get your love
  6. Lime – Babe, we’re gonna love tonight
  7. Laura Branigan – Gloria (Original 12” Extended Version)
  8. Boys Town Gang – Can’t take my eyes off you (Extended)

*Esta sesión fue difícil completarla por el primer tema que es bastante raro encontrar, y siendo totalmente sincero no sabía quién era o el nombre de la canción ya que es en sí un megamix. Tardé 1 año en dar con ella desde que quise iniciar este proyecto.

Para quien desee conservar esta renovada sesión clásica de clásicos…

http://www.4shared.com/rar/8TRvj0Lj/SMD_86_DR8082.html

LLAVE2

DISFRUTEN!!

Actualización.

Agradeciendo de antemano a nuestro amigo OSCAR JIMÉNEZ (ojimenitos@hotmail.com) quien ha compartido con nosotros una grabación original desde cassette: SCORPION DISCOTEQUE MIXER VOL. 7 LADO A, y está disponible para poder descargarlo y escucharlo donde gustemos. Pongo el link de descarga:

http://depositfiles.com/files/gbenj2o5f

Gracias por el aporte y rescate de estas memorias musicales!!!!!

Distorsión Y Ruido: La Nueva Era De La Industria Musical

Todavía no llego a entender cómo es posible que sigan grabando la música actual, sea cual sea el género con ese innecesario incremento de volumen. Voy a ser sincero en esto: todavía hace unos años compraba CDs con el gusto de que eran “calidad”, ahora ya no, porque aunque consiga música nueva, no la escucho. De por sí mi trabajo es estresante para que la música me ponga más neurótico. Y hablo de música tipo disco, house, techno, hasta pop. No lo niego, también hace unos años me gustaba escucharlo, pero no tenían ese estruendo exagerado que se siente hoy en toda la música. Claro, la mayoría ahora sólo escucha en sus “portátiles” sean ipods, celulares, o cualquier otro dispositivo que no le importa la calidad, sino lo fuerte.

Pero he visto que la razón de que suceda es por la misma razón que hay tantos problemas y nunca se solucionan: porque a nadie realmente le interesa. Continuamente he escuchado de voz de mis propios conocidos el lema “mientras se escuche”, eso no dice mucho en que les interese que realmente escuchan algo que valga la pena. Las discográficas sólo están haciendo lo que más les conviene, sea calidad o no, sólo importa los ingresos, es más, les aseguro que ellos sólo les importa la calidad cuando se trata de la música que realmente escuchan, no la de los “demás”. Tengamos en cuenta que la mayoría a cargo de estas industrias son personas grandes (promedio 40 años o más) y ellos no llenarán sus reproductores de música con los temas nuevos de Miley Cirus, Metallica, Shakira, el Gundam Style o Pitbull. Por tanto, de seguro que les importa un comino si realmente se escuchan bien o no, mientras generen dinero. El amor por la música ya no existe a estas alturas, no como debería ser.

Por ello, mientras me sea posible, buscaré la música que todavía ha sido grabada con calidad, de seguro ninguna canción de esta década y casi ninguna de la anterior. La mayoría son de la década de los 90s para abajo. Por desgracia muchos han declinado su música por las “remasterizadas” que han ido comercializando últimamente: justamente sacrifican la calidad por lo ruidoso, para que se escuche “igual de fuerte” que las canciones actuales. Adiós a los sonidos suaves y claros.

En el 2008 se comercializó una colección de música de los ochenta: The Eighies Greatest Hits (como incluía temas que no tenía, decidí “conseguirlo”). Hasta me gustó que tenía las imágenes de sus portadas y discos. Por lo que se ve viene en un estuche metálico, se ve “chido” para ser honestos, impresiona. Según su portada los temas fueron editadas directamente de las grabaciones maestras (“original masters“, la que los estudios usan como sonido molde para cualquier formato: vinilo, cassette, CD, etc.), imagino que para crear la idea que se trataría de conservar la mejor calidad original posible.

The Eighties Greatest Hits

Pero como de costumbre, música que llega a mis manos, pasa por la báscula: el editor de audio. Y ahí fue cuando mi alegría desapareció: TODOS los temas, sin excepción, estaban SOBRECOMPRIMIDOS, en otras palabras, volumen alto. Curiosamente, no se “veían” como muchos otros que también han sido tratados con compresión y volumen alto, donde inmediatamente se nota que exista ya un grado de distorsión, sino daba la impresión que trataron (que al parecer nunca lograron) de evitar que el sonido se distorsionara. Varios todavía se conservan “normales”, pero algunos ya adolescen de el exceso de anabólicos que les inyectaron, veamos un par de ejemplos:

Bangles – Walk like an egyptian

(80s Greatest Hits)

(Different Light)

(Different Light)

Justamente el primer tema del disco 1, la canción presentación de la colección es la primera que sufrió de una marcada distorsión. Notarán que en ciertas partes el sonido se “ahoga”, se pierde, como cuando al hablar fuerte por un micrófono el sonido disminuye por un momento y luego recupera el volumen que tenía. Claro, no tan marcado pero llega a ser notorio, es más, la batería hay momentos en que desaparece prácticamente. Comparando con el mismo tema del álbum original del grupo Different Light, todos los sonidos se oyen claramente, suaves. En cambio el grabado en la colección ochentera parece chillón, como si lo oyéramos a través de una pared de cartón.

Boy Meets Girl – Waiting for a star to fall

(80's Greatest Hits)

(80’s Greatest Hits)

(Time Life 80's Collection)

Tema 4 del tercer disco. No recordaba qué canción era, cuando la escuché, me alegró el momento, pero cuando terminé de escucharla, mi decepción no podía ser mayor: totalmente perdida en volumen, sonidos chillones, bajos que parecen zumbidos nada más, y la batería perdida. Comparen con el tema que pude conseguir posteriormente en una colección de Time Life (a excepción de sus colecciones más nuevas, la mayoría tienen muy buenas calidades de grabación), e incluso ésta ya presenta un trabajo de aumento de volumen, pero el trabajo es decente, se escucha muy bien. Noten que se escucha suave incluso si usaran mucho volumen en sus reproductores. Hagan eso con la primer versión y terminarán con dolores de cabeza.

No son los únicos, pero son los más notorios; Bill Medley & Jennifer Warnes – (I’ve had) the time of my life, quedó sin emoción en los sonidos, todo es estruendoso. Mr. Mister – Broken wings, adiós a la sauvidad de su bajo, al juego de los sonidos de fondo que varían su presencia con armonía. Marvin Gaye – Sexual healing, ya no se disfruta su estilo reggae, tan característico, ahora la voz es lo que más se impone, y no precisamente con nitidez. Y podría seguir con otros temas más.

La colección es muy buena, el TRABAJO DE GRABACIÓN ES EL PROBLEMA. Muchos de esos temas no necesitaban de esas “mejorías”, y no a tal grado de llegar a distorsionar. O los que lo hicieron no les importa, o ya están quedando sordos. ¿Quién pierde aquí realmente? El que consigue el disco, porque recibe algo de mala calidad y paga por él. El día que vea que regresa la grabación decente, juro que volveré a cambiar mi actitud sobre la adquisición de un CD. Y a quien le interese la calidad, EVITE las que se vanagloran de ser REMASTERIZADAS, a menos que el álbum haya sido editado en los 90s u 80s. Saludos.

DECLARANDO UN FINAL A LA GUERRA DEL VOLUMEN

DECLARANDO UN FINAL A LA GUERRA DEL VOLUMEN

Imagina una situación donde estás afuera, frente a tu casa, y escuchas música que viene de varias cuadras a lo lejos. Tú sabes bien que estás escuchando una banda tocando en vivo. Ahora imagina que tu vecino toca piano o saxofón. ¿Qué es lo que hace tan fácil el poder reconocer si ellos tocan sus instrumentos o escuchan una grabación en su sistema estéreo? Tu vecino podrá tener el mejor sistema estéreo que hayas escuchado pero cuando lo están escuchando y sus ventanas están abiertas, sabes que es el estéreo y no música en vivo. ¿Qué tiene la música en vivo que inmediatamente nos dice que es en vivo, incluso a distancia? Claro que la diferencia entre ejecutarlo en vivo a reproducirla incluso por el mejor sistema de reproducción todavía es bastante grande. Aún así, tenemos reproductores que hoy pueden aproximarse a este ideal a un punto jamás pensado por aquellos que hicieron las grandes grabaciones en décadas pasadas. Los mejores sistemas modernos son capaces de revelar detalles grabados no percibidos cuando fueron hechas muchas grabaciones famosas. Cuando se reproducen estas grabaciones, un buen sistema puede mostrar muchas marcas capturadas por los ingenieros y en estas marcas hay muchos signos de “Vida”. Estos es verdad en especial para aquellas grabaciones hechas deliberadamente para almacenar o documentar una presentación (un documento grabado busca mantener el balance instrumental, timbres, ambiente acústico, características espaciales y dinámicas, tal como lo hubiera escuchado un oyente que estuviera presente cuando ocurrió el evento). Esto también se aplica a aquellas grabaciones que no contaron con una presentación real, usándose el estudio como el instrumento en sí para crear el sonido final. Muchas grabaciones de pop y jazz suenan más vivas, más reales hoy en día, que como sonaban con los mejores sistemas en el pasado. Particularmente en la grabación de música popular, el papel desempeñado del ingeniero ha cambiado de documentador a co-creador de la interpretación final, lentamente la audiencia se ha ido ajustando a esas grabaciones “finales”. La grabación es la interpretación. El resultado es una especie de grabación mágica que no pudo ocurrir de otra manera y hay un enorme legado de ejemplos, desde instrumentos tocados en reversa a sonidos que se mueven alrededor del escenario hasta super velocidades a címbalos siseantes en vez de toques, etc. Pero en algún punto de la línea, en muchas casos algo se pierde que no debería perderse. Todos esos procesos creativos que el estudio permite frecuentemente han suplantado mucha de la Vida en lugar de añadirle algo nuevo. Hoy, muchas grabaciones suenan como si fueran escuchadas desde la radio, aún escuchadas con los más finos sistemas de audio. Hay una calidad encajonada, una ausencia de esa Vida que se siente tan excitante al estar en presencia de los músicos. No existen argumentos cuando esto es un efecto deseado y buscado por el equipo creativo. Sólo llega a ser un cuestión cuando muchos empiezan a creer que “tiene que ser” de esa manera. Esto ocurre cuando los músicos son nuevos en la realización de la grabación y los ingenieros de grabación son novatos apenas aprendiendo y no son expuestos a alternativas. Esto nos trae de nuevo a la pregunta al inicio del artículo: ¿Qué tiene la música en vivo que inmediatamente nos dice que es en vivo, aún a la distancia? La respuesta puede ser ampliamente resumida en tres palabras: factor de cresta. El factor de cresta es un término usado para describir la diferencia de volumen entre el nivel promedio del sonido y el nivel de los picos de ese sonido. Los niveles del sonido son medidos en decibelios o “dB”. En una interpretación musical, frecuentemente los picos pueden ser 20 decibelios más fuertes que el nivel promedio de la música, a veces más. Para tener la idea de la magnitud de esta diferencia, imaginemos tienes una conversación normal con alguien a un par de metros de ti y durante esa conversación, chocas las manos fuertemente. El pico creado por el aplauso puede estar 20 decibelios o más arriba del nivel promedio de tu conversación. Son los picos los que contienen mucho de ese “sobresalto”, la “presencia” o “ataque” de los sonidos instrumentales. Los picos son usados también por compositores para enfatizar ciertas secciones de una composición musical. Sin los picos, la “Sinfonía Sorpresa” de Haydn no tendría mucho de esa sorpresa. Sin los picos, las baterías de Elvin Jones no tendría el mismo impacto emocional.

¿Qué Es Lo Que Haremos Con El Volumen?

Actualmente el mundo de la música grabada está en medio de la mencionada “Guerra Del Volumen”. Mientras que esto ocurre principalmente en el mundo de la música pop, sus efectos han llegado a otros géneros musicales. En un artículo mío reciente llamado “¿Qué Es Masterización?” menciono que hoy en día muchos ingenieros de masterización “compiten” en base a qué tan fuerte se oyen sus grabaciones. Un buen número de productores de grabación y gente de A&R (división de repertorios y artistas de una empresa discográfica) todavía creen que compramos música porque suenan fuerte y no porque nos guste la música en sí. La historia de la guerra del volumen puede ser rastreada desde los 70’s cuando los ingenieros de masterización de vinilos empezaron a elevar los niveles al inicio de cada lado. Esto añadido al impacto inicial del sonido al momento que empezaba a reproducirse. Con el vinilo, la cantidad de tiempo de reproducción disponible en un lado del disco tiene relación directa con qué tan alta la grabación es editada. Más alta la señal, menos tiempo por lado. Ya que editar el lado entero a un nivel elevado resulta en acabarse el espacio antes que la música termine, de modo engañoso se bajaban los niveles al “normal” después de más o menos los primeros 30 segundos transcurridos. La llegada del Disco Compacto significó que el tiempo de grabación ya no tenía relación con los niveles de grabación, por lo que los ingenierons pudieron subirle y dejarlo así  por toda la duración del disco. Sin embargo lo digital trajo sus propios límites de qué tan alta la señal podía ser. A diferencia de las cintas y los discos analógicos, que alcanzaban sus puntos de saturación (y por ende distorsión) de forma gradual de acuerdo al nivel incrementado, los digitales tienen un máximo que no puede ser excedido sin una enorme distorsión resultante. Las señales de audio convertidas a digitales son almacenadas en ceros y unos. El mínimo nivel que puede representarse en binario (el “código” de almacenamiento digital) serán puros ceros. en el formato de 16 bits del CD, sería 0000000000000000 (16 ceros) y significaría silencio completo. Un sonido de nivel intermedio puede representarse por una “palabra” digital consistente de algunas combinaciones de unos y ceros, dependendiendo de exactamente qué tan alto el sonido es. Un ejemplo de dicha palabra digital podría ser 0100100110110111. El máximo nivel sería 0111111111111111 (un cero seguido de 15 unos. Esto representa la “escala completa”, llamada también 0dBFS (cero decibeles, escala completa en inglés). Eso es todo. No hay ningún dos en código binario por tanto es lo más alto que puede ser (por razones técnicas, que están más allá del enfoque de este artículo, el nivel más alto no son 16 unos. Aquellos que deseen profundizar en su significado buscar “complementos a dos” en referencia a la codificación del CD).  Si tomaramos la conversación y los aplausos que mencionamos antes, y los grabaramos digitalmente sin sufrir ninguna distorsión, los aplausos (en el ejemplo los picos) quedarían en el cero de la escla digital (0dBFS) y la conversación habiendo dicho eran 20 decibelios más bajos en el nivel de picos, quedaría a -20 on la escala digitial. Nuestro nivel promedio, la conversación, sería de -20, con nuestros picos, los aplausos, en 0. ¿Cómo seguir siendo “competitivos” y hacer grabaciones más altas en volumen si ya se alcanzó el tope digital? Nuestros ingenieros competidores querrán hacer el promedio de grabación a un nivel mayor a -20. Digamos que quieren subir el nivel por 3 dB, un incremento de volumen audible sencillo. Si simplemente aumentan todo el nivel en 3 dB entonces la señal ahora promedia en -17, los picos que son 20 dB más fuertes ahora estarán 3dB por encima de los 0dB máximos que no tenían distorsión. Como no hay manera de representar digitalmente una señal que excede de 0 dB (un cero y 15 unos), los picos serán “recortados”, por lo que la figura natural de los picos de la onda de sonido serán achatados en el tope y en lugar de verse como una montaña, parecerá más bien un meseta achatada como las hay en Utah. Achatando las señales musicales sonaba siseante y “distorsionado”, así que nuestro ingeniero tenía que hallar otra forma. Aquí es cuando entra la compresión. Para lograr su objetivo de aumentar el nivel del disco en 3 dB, el ingeniero de nuestro ejemplo necesitaba comprimir el ondulado dinámico de la señal para que los picos no sobrepasen los 17 dB más alto que el promedio. De esa forma, llegarán justo a 0 en el medidor digital y no serán recortados. Usando las herramientas disponibles para la compresión dinámica, nuestro ingeniero ha hecho un CD que es 3 dB más alto que el que podrían hacer si dejaran intacta la señal original. Pero siendo la guerra del volumen, pronto todos estaban comprimiendo sus señales por 3 dB y así podían alcanzar los niveles de volumen promediados. Para mantener ese límite competitivo, nuestro ingeniero querrá comprimir los picos en su siguiente projecto en 6 dB, un incremento del nivel suficientemente justo. Ahora, los picos son tan sólo 14 dB más fuetes que la señal promedio. El nivel promedio original de -20 puede ser llevado hasta -14 sin recortar los picos. Y cuando todos los demás empezaron a comprimir los picos en 6 dB, de qué otra forma puede nuestro ingeniero estar en el negocio más que empujando los niveles aún más alto. Estos picos de 20 dB originales son reducidos a picos de 10 dB, ¡un décimo de su nivel original!… o menos. Ya empezamos a ver muchas grabaciones  con rango dinámicos del orden de ¡6 dB! Recuerda, cuando se introdujeron los Discos Compactos, una de las promesas era el potencial de 96 dB d rango dinámico (los más nuevos, los formatos de 24 bits de alta resolución tienen el potencial de 144 dB de rango dinámico). Desde los sonidos más suaves apreciables a los límites del dolor, el oído hummano puede abarcar  un rango dinámico de 130 dB. Estamos empezando a ver grabaciones con rangos dinámicos del orden de 6 dB, ¿Cómo suenan esas grabaciones? Bien, suenan fuerte. Hemos notado que muchos conocidos buscarán el control del volumen para bajarle. Estas grabaciones también tienen una calidad “estresante” que hace que al escucharlas por largos ratos una sensación de fatiga, o incluso molestia. Para empeorar las cosas, muchos ingenieros están llevandolo un paso más allá permitiendo algunos recortes en el resultado final, sólo para exprimir (y “exprimir” es exactamente la palabra) un poco de más volumen a la grabación.

La Guerra (del Volumen) Termina (Si Tú Lo Deseas).

Las raíces de la guerra del volumen se inició más posiblemente cuando alguien notó que un pequeño incremento en el nivel es percibido por muchos escuchas como un sonido “mejor”. Y si un poco es bueno, la creencia pudo ser, que más será mucho mejor. Aumentando los niveles de grabación se pierden los beneficios de conseguir el mismo incremento de volumen al subir el volumen de la reproducción (Más de esto en los momentos que hablemos sobre controles de volúmenes). Muchas de las personas quienes buscan los volúmenes altos escuchan las versiones comprimidas y las encuentran “mejores” que las no comprimidas. Si tomaran la versión comprimida y cuidadosamente ajustaran el nivel de reproducción para igualar a la versión no comprimida, verían que lo que les impresionó fue el incremento de volumen (cantidad) pero no necesariamente en incremento de calidad. De hecho, la calidad en una grabación comprimida tiende a moverse en la dirección opuesta. Parafraseando de uno de mis héroes musicales, la guerra del volumen termina (si tú lo deseas). Y hay muchas buenas razones sónicas y musicales para acabarla ya. Desde un punto de vista sonoro, podemos empezar con el control de volumen y su efecto en cómo suena un sistema de reproducción. Electrónicamente, un control de volumen es un tipo de resistor (resistencia variable)*, colocado en el paso de la señal que nos permite (ya lo imaginas) controlar el volumen de reproducción. Si evitáramos el control de volumen, ¿el sonido desaparecería? Imagina una tubería de agua que termina en un grifo que usas para controlar la cantidad de volumen de agua que la tubería entrega al lavabo de tu cocina. Si quitaramos el grifo, lejos de parar, el flujo de agua saldría de la tubería con su fuerza máxima. Similarmente, sin un control de volumen, los niveles de reproducción de tu sistema estarían al máximo y peligrarían tus oídos así como tus bocinas. Los contoles de volúmenes, como los grifos de agua, son usados para bajarle a las cosas, no subirles. En efecto, significa que hay más del control de volumen en el circuieto cuando el volumen es bajado que cuando es subido. Las grabaciones de volumen alto te hacen ajustar tu volumen a un punto más bajo que las grabaciones no tan altas para igualarlas en el mismo cuarto. Dicho de otra manera, cuando el nivel de grabación no es forzado, subes el control de volumen un poco más que para una típica grabación comprimida. Cualquiera que haya probado diferentes controles de volumen sabrán que son dispositivos que pueden tener un efecto profundo en la calidad de sonido que un sistema puede dar. Esto significa que si hacemos dos grabaciones idénticas que difieran sólo en el nivel, el más bajo resultará en una mejor calidad de reproducción porque al subirle al volumen de reproducción, habrá menos del control de volumen en el circuito. Al reproducir la grabación más fuerte al mismo nivel aparente, tendremos que bajarle al control de volumen, poniendo más de él en el paso de la señal. Mientras esto puede ser insignificante con diferencia de pocos decibeles, cuando la diferencia se acerca a 10 dB o más, ya hay consecuencas audibles.

Hay otras razones sonoras para no forzar los niveles de grabación, entre las principales está el hecho de que muchos circuitos tanto analógicos como digitales (el último, contrario a la creencia popular) proporcionan mejor desempeño audible cuando los niveles no están forzados a lo máximo. Entonces hay muchas razones musicales para acabar hoy con la guera del volumen. Volviendo otra vez a ¿Qué Es Masterización? mencioné que en mi experiencia todas las mejores grabaciones de sonido que haya escuchado tienen en común el hecho que no son de volumen fuerte. Al tener la maximización de volumen como objetivo requiere el sacrificio de lo dinámico. Mientras pueda entender el uso de la compresión como un efecto en pistas individuales de una multipista (digamos el sonido del platillo de Ringo), no me es aceptable su uso en mezclas enteras donde generalmente es usada para conseguir más volumen alto (muchos dicen “fortalecer” pero ¿cómo aumentas esa fortaleza al quitarle su dinámica, que es donde reside su fuerza?). Hay quien dice que la compresión ayuda a que las partes más silenciosas de la grabación sean más fáciles de escuchar en carretera cuando la oyes en el auto. O que hace más fácil escucharlas en la noche sin molestar a los vecinos. Los amantes de la música tienen que preguntar por qué sus grabaciones deberían ser adaptados a las situaciones de más bajo común denominador. ¿Por qué no tener un botón de “compresión” en el reproductor, tanto del auto o en el hogar y dejar las grabaciones intactas para aquellos momentos que se deseen escuchar con todo su esplendor? La guerra del volumen deja a la música como una víctima. Cuando evitamos la compresión en favor de aumentar volumen, ganamos innumerables recompensas musicales: la dinámica de cada instrumento ayuda a proveer impulso rítmico de la música, sea un concierto de violín o un ritmo de reggae. La sensación de relajamiento que brinda está en contraste con la respuesta estresante por la alta compresión, permitiendo un compromiso más profundo en la música, mayor soltura en escuchar todas las partes musicales y más largos periodos de escucha. La sensación del espacio grabado, la acústica de los escenarios de grabación, sean hechas al natural o en estudio, es mucho más evidente, ayudando a llevar al escucha más de cerca al evento musical. Los instrumentos bajos mantienen más la definición de su tono, sin sufrir el suavizado y el desenfoque cuando el aumento de volumen tiene preferencia. Las guitarras eléctricas todavía tiene ese “piquete” que hacen cuando estás en su presencia pero que en muchas grabaciones ya no se siente de la misma forma. Los instrumentos de viento en jazz y música sinfónica pueden mantener esa fuerza impresionante que tiene en la vida real. Los instrumentos que suenan en los registros más altos mantienen esa armonía melódica que tienen en la vida real, sin la dureza que acompaña a la compresión. El ambiente alrededor de los músicos es perservado y por toda la grabación se percibe ese aliento de vida. Siempre habrá quienes realmente gusten del sonido resultante al tener la maximización de volumen como prioridad en la grabación. Todo bien y bueno si ese es el objetivo. Tal vez es hora de sacar esas viejas disqueras “Óyelo Fuerte” que resultan ser algunos de las grabaciones más viejas de los días antes de la guerra del volumen. Decir que se hará algo no acabará con la guerra del volumen, las acciones lo harán. Tendrá fuerza tanto por parte de músicos, productores e ingenieros. Se mantendrá en la voluntad de tomar la iniciativa en lugar de ser tan sólo un seguidor. Algunos tomarán su tiempo para hacer comparaciones cuidadosas en los niveles de sus projectos masterizados por volumen en contra de masterizados por la música. Algunos dejarán que sea la música y no los medidores de nivel los que determinen el nivel final de grabación. Ellos empezarán a darse cuenta que en verdad sus grabaciones “sobresalen” más cuando son reproducidas en la radio, a través de compresores de las emisoras, que las grabaciones que son impulsadas a pasar el límite. Se verán ellos mismos subiéndole al control de volumen en comparación a como se ajusta para las grabaciones reforzadas. También verán que sus proyectos muestran más fuerza, más golpe, más espacio, más bajo, más ambiente, más tranquilos, más música, más Vida que esas otras grabaciones. El fin de las guerras del volumen marcará la llegada de la siguiente época dorada de la grabación musical.

Nombre original del artículo: “Declaring An End To The Loudness War”. Autor: Barry Diament. Sitio Web: http://www.barrydiamentaudio.com.

Traducción: DJBarchs.

La Guerra Del Volumen Y La Distorsión

Siempre he dicho que yo soy de la vieja escuela (en la música, aunque de lo demás ya no soy un niño jeje) y mi mayor énfasis es mi estilo de “mezcla” siendo un DJ. Aunque en lo que se trata de la música en sí, todavía sigo apegado a los 80’s y 90’s, y algo de los 2000, aunque no de lo más reciente, digamos de unos 6-7 años atrás. Sí, no niego que existen algunos temas que resulten llamativos, pero por alguna razón, me llegan a aburrir más rapido que temas más viejos. Tal vez no sea la creatividad del tema en sí, es algo más y he tenido la suerte de entender qué es.

Lo malo aquí, es que es difícil explicar de forma sencilla, o no tan complicada la razón de por qué la música actual suena mal. Y menos de por qué llega a ser mucho más perjudicial que la música bien grabada aunque se oiga “fuerte”. Es importante saber que en inglés el término “LOUDNESS” significa por sí mismo “SONIDO FUERTE” y la traducción de “LOUDNESS WAR” a “GUERRA DEL VOLUMEN” en español no es tan acertado ya que no enmarca el verdadero punto que se persigue exponer, a mi parecer deberían cambiar a “GUERRA DEL MAXIMO VOLUMEN” o “GUERRA DEL VOLUMEN ALTO” que son expresiones más conocidas en nuestra lengua.

Hoy en día TODO es grabado con “VOLUMEN ALTO”, porque según la industria de la música “es lo que el consumidor pide”. Aquí, para ser sinceros, me parece algo curiosa esta afirmación.

Según ellos, han decidido hacerlo porque, según han observado, la música no suena “bien” cuando se usa en reproductores portátiles o que no cuentan con mucha potencia y más en lugares con sonido de ambiente (calle, lugares abiertos, tiendas). En eso pueden tener razón, pero no me parece una razón definitva. Si uso un portátil, uso audífonos, y si no se escucha fuerte, le subo al volumen. Si le falta volumen, entonces mejor cambiaría el aparato por otro que cuente con más potencia de reproducción. Si así se hiciera, muchos reproductores mejorarían su calidad de reproducción, en lugar de dejarlos con potencias mediocres a expensas de no ser comprados. Un minicomponente puede ecualizarse y manejar su volumen para oirse “más fuerte o claro” según se necesite. Así hacía yo con el mío. Ahora disfruto la música tal cual se escucha sin ecualización, y me parece bastante agradable, al menos hasta antes de este empeño por “maximizar” la potencia de las grabaciones.

Yo, como consumidor, no lo pediría. Lo digo en tiempo pasado porque actualmente no les importa. Como siempre, el pensar que perderán ingresos si no se escucha estruendoso es lo que los obliga a no cambiar. Cómo se nota que a ellos NO les gusta la música. Eso es lo curioso, ¿no? Se comenta que los artistas también sugieren esta práctica, aunque creo que si desde inicio hubieran sabido sus consecuencias, no se hubieran arriesgado a crear un catálogo tan mal manejado.

Quisiera pensar que no es tarde para cambiar eso, pero al final siempre las grandes empresas son las que dictan las reglas, y las reglas han cambiado mucho alejándose del verdadero objetivo de brindar lo mejor, y no lo que parece más conveniente. Como ha pasado siempre, a muchos no nos parece interesante o importante, ya que el verdadero gusto por escuchar música es más por oírla que por disfrutarla realmente. Me refiero a que sólo lo usan para “ambientarse”, ya que realmente no le ponen atención alguna, no existe un verdadero interés por ella. Y con la información un tanto confusa sobre el tema, menos lo harán. Es una lástima que esto quede así. Por mientras, me gasto las neuronas trantando de rescatar (aunque sea en formato mp3, que como sabemos ya no “mantiene” la calidad total de un CD) lo menos “masterizado” posible de los albums existentes. Claro que hablando del 2000 para acá, todo ya está “maximizado”.

Espero encontrar más información útil y práctica para conocer más a fondo todo esto. Por el momento sólo puedo aconsejarles: NO a los remasterizados de casi fines de los 90’s a la actualidad, porque es seguro que ya han sido REAJUSTADOS de como originalmente fueron grabados (incluso en formato de CD). Saludos.